Dibujo habitable

Lina Espinosa

Artista plástica colombiana y profesora asociada del Departamento de Artes de la Universidad de los Andes.

Estudió una maestría MFA en The School of the Art institute of Chicago y es exbecaria de la Comisión Fulbright y el ICETEX. Ha expuesto su trabajo en eventos nacionales e internacionales desde 1986 y en exposiciones individuales desde 1987. En los últimos años su trabajo ha girado en torno a las emociones involucradas en situaciones de conflicto como la incertidumbre, el dolor y la fragilidad. Su obra busca establecer conexiones entre los lenguajes de la ciencia y el arte para aproximarse a algunas de las tensiones sociales, políticas y ambientales que atraviesan las sociedades contemporáneas, particularmente, la colombiana. Las imágenes poéticas que se entrelazan en su trabajo surgen de la experimentación con algunas estrategias propias de la ciencia, como las utilizadas en la cartografía o la microscopía, que se dislocan y resignifican para explorar sus posibilidades de expresión. Algunos de sus proyectos más recientes han surgido del diálogo con comunidades vulnerables que han permitido sustentar su exploración plástica sobre la base de las causas y efectos de la violencia en el país.

Sus series de trabajos han sido expuestas en muestras individuales como: Impacto Mínimo (2013), Coordenadas Móviles (2012), Zonas Vulnerables (2009) y Through the Body (2008). Su trabajo también ha sido presentado en exposiciones colectivas entre las que se destaca: El Dorado, presentada en Costa Rica, Brasil y Colombia (2013 y 2014); la Segunda Bienal de Artes Plásticas y Visuales Bogotá (2012); los Salones Regionales y Nacionales de Artistas. Además de su participación en otros eventos de carácter internacional como Where is the art in Bioart? (Flatiron Gallery, Nueva York, 2014).

Bachelard ha sido primordial para creer en esas imágenes que surgen entre el sueño y la oscuridad. Si se quería aludir a ese mundo submarino, la siguiente etapa sería buscar la forma de hacer un dibujo en la profundidad del agua, uno que nadie podría ver pero cuya presencia invisible tendría el potencial poético de expresar-de hacer visible-esta vulnerabilidad. En medio de la búsqueda persistía también la idea de trabajar sobre el universo sensible como algo infinitamente pequeño, sobre el impacto casi imperceptible de nuestro modo de vida en los organismos más ínfimos. La utopía era realizar un dibujo submarino que, en lugar de contribuir a la lenta destrucción de los complejos sistemas de vida allí presentes, se convirtiera en casa, criadero y refugio de las especies más frágiles, pero la inmensidad del mar desborda. El primer paso sería construir un modelo artificial de un ecosistema acuático en el que la línea permitiera dibujar una estructura biológica habitable. A los pocos meses resultó un laboratorio especializado en arte, naturaleza y tecnología, rodeado de equipos sofisticados y científicos interesados en la creación, con quienes se desarrollaría el primer modelo para construir este microecosistema, cuyo resultado final es dibujo habitable.

29 enero, 2018 | Filed under Exposiciones.

Los comentarios están cerrados.