Errando el Suelo


Caminar el paisaje, recorrerlo, recogerlo, equivocarlo, perderlo.
Con ello, buscar en la suma de la tierra, la formación del suelo.
Gravedad necesaria que nos ata y nos da existencia en el mundo.
Nunca es lo mismo tierra que suelo. El suelo, es un substrato metafísico,
esta cargado de palabras y de imágenes, es nuestra herencia, al tiempo que nuestra erraticidad más próxima. Su peso no es una gravedad física, sino más bien, la propia densidad de los pensamientos.

Hacemos patria, país y paisaje. Aglutinamos tierra y suelo para ocuparlos en la memoria. Cortamos, marcamos, dividimos la tierra, hacemos co-marcas, hacemos mundo.
Somos suelo entonces, tierra y palabras, al final solo polvo.
Inevitable melancolía que nos da existencia. Polvo húmedo que se vuelve tierra.

Eduard Moreno

30 enero, 2018 | Filed under Exposiciones.

Los comentarios están cerrados.