Extraño Lugar Común

Extraño, lugar común

Artistas Residentes:
Soliana González, Estados Unidos
Jean Paul Gómez, Venezuela
Keke Vilabelda, España
Chris Wolston, Estados Unidos

Artistas invitados:
Patricia Londoño, Colombia
Alejandro Tobón, Colombia

Un proyecto curatorial de:
Liliana Hernández
Paola Peña
Andrés Monzón

Viajar o caminar hacia lo desconocido, buscar nuevos lugares y, no solamente lugares físicos, sino por el contrario lugares que despierten los sentidos y estimulen la práctica creativa. Esto último quizá sea uno de los aspectos más importantes de desplazarse cuando el quehacer vital está dedicado a las artes.

Los viajes son una promesa incierta y lejana. Sin embargo, puede ocurrir que eso lejano se vuelva un cercano, casi un lugar común, pero no en un sentido negativo como algo reiterativo o falto de originalidad, sino un lugar común que se vuelve familiar de forma sutil, un lugar que, poco a poco, logra incorporase en el presente y empieza a cobrar dimensiones insospechadas, convirtiendo lo extraño en propio y posibilitando nuevas e impensadas lecturas. De la misma forma, el transitar por lo urbano, es otro modo de fermentar el pensamiento y la imaginación. Hoy, la ya clásica figura del flânuer, nos recuerda como el caminar por la ciudad alimenta —en nuestro caso— la acción creativa, a través de sus olores, sus imágenes, sus sonidos, sus arquitecturas y sus sensaciones cambiantes y absorbentes.

Es así cuando el viaje y el caminar confluyen en espacios mentales y formales, que propician la creación de la   representación programada o accidental, la obra de arte. La intermediación curatorial de proyecto Espiga y PlectoGalería median un espacio de coexistencia entre el arte plástico – visual y un transitar por espacios acostumbrados que, por el día a día, se revierten en imágenes invisibles, en lugares comunes. No obstante, Extraño Lugar Común es la conjunción visual de estados de miradas tan inadvertidas como indelebles por artistas locales y foráneos que, al fin y al cabo, residen en su presente con diferentes imaginarios urbanos. Son contemplaciones errantes, inmersas en el devenir urbano, fragmentos de ciudad llevados a la posibilidad de arte. Incluso los medios de expresión plástica y visual como el video, el hallazgo objetual venido de un territorio, la serigrafía, el dibujo, la pintura y la cerámica, emplazados en una dialógica espacial nos conversan acerca de los diferentes estados creativos de cada artista , que en esta ocasión comparten en un colectivo la oportunidad común del habitar en pleno movimiento.

Finalmente, podemos decir que la ciudad es un espacio caleidoscópico para nutrir la acción creativa. El viajar y el caminar en el entorno urbano, se han convertido en un ejercicio de experiencia artística y vital que posibilita a los artistas un encuentro con eso pensado como lejano haciendo que se convierta en un lugar común.

17 Febrero, 2014 | Filed under Anteriores.

Los comentarios están cerrados.