Historias Particulares

Historias Particulares y la substancia de las cosas

Una historia es el  devenir de la existencia que se desenvuelve como un río en la línea orgánica de su cauce hasta que regresa al océano. Las historias  son tan particulares que aun perteneciendo al mismo árbol familiar, todos contamos nuestra historia de una manera distinta, degustamos la cotidianidad de manera diferente, el afecto de padre y madre, nuestra condición de hermanos, nuestra vivencia de territorio y el constructo de un imaginario cultural. Una historia es el fractal de la ecología universal y particular porque cada uno tiene una posición cercana o distante con su casa o con el cosmos, con el cuerpo o con  un cuerpo  cuando  se establecen relaciones diversas para expresar la observancia del entorno en una  huella digital irrepetible, la cual desde  su  propio ADN le concede significado y unicidad al espacio, al sonido, al movimiento, al tiempo, al vacío y en todas estas dimensiones del ocupar o transitar, la cosas  se validan como anclajes de representación de las historias particulares.

Somos   un tejido de cosas impregnadas de substancias  animadas convertidas en “habitus” que, según Bourdieu  se desarrollan  en una progresión social  desde la infancia hasta  crear una estructura social cimentada en el ecosistema de experiencias interactivas  entre  campo – habitus – capital, de hecho los artistas a partir de su capital cultural representado en  la observación,  investigación, interpretación  de  historias particulares, acotan la narrativa del campo y el habitus en una substancia de algo que tiene un desenlace formal y  estético, pero siempre relativo en tanto belleza o fealdad para llegar al más allá de la cosa;  la obra de arte es la  substancia  y metáfora de un territorio, de la naturaleza, de la cultura, de un yo habitado por la propia historia que se legitima en el efecto espejo o imágenes de otras.

Con la presente exposición colectiva integrada por  Luz Ángela Lizarazo, Rafael Gómez – Barros, María Adelaida López, Ernesto Restrepo, Edwin Monsalve y Carlos Montoya en Plecto Espacio de Arte Contemporáneo,  se propone  a través    diversos contenidos plásticos y visuales,  la libre asociación  entre historias  particulares en  un espacio de reflexión artística, donde  los umbrales privados de un hacer tan obsesivo como responsable  por parte de cada artista, son  materializados  en la  obra escultórica, objetual, instalativa y bidimensional, emplazada  consecuentemente para interrelacionar  por oposiciones y similitudes conceptuales  la finalidad que soporta el producto  creativo, ser parte de  quien la hace sujeto de su propia historia.

Liliana Hernández

29 Septiembre, 2015 | Filed under Anteriores, Exposiciones.

Los comentarios están cerrados.