Templos y templarios

La mente como un canal de resonancia que transforma la energía interior en acción y Materia.  La serie Templos y Templarios la expongo como un ejercicio de esculturas que nacen de mis experiencias con la Meditación-Quietud y la Fuerza Física-Vibración.

“Dios no damas de lo que uno puede dar” representa la fuerza interior de la Fe del hombre que alguna vez cargo su cruz. De alguna manera en esta obra busco la dualidad de una caída estrepitosa de lo divino y lo terrenal.

Los Templos reflejan el Om que activa la resonancia interior del ser. Sonido primordial y poderoso, unidad con lo supremo, combinación de lo físico con lo espiritual. La campana muda refuerza la energía interior del cráneo, ya no es el cuerpo el templo, sino la mente quien hoy conduce los deseos.

Los Guerreros simbolizan para mí la metáfora del hombre capitalista del mundo contemporáneo. Con esa idea pensé que el símbolo perfecto podían ser los Templarios. La órden del Temple fueron los creadores de nuevas técnicas financieras que constituyeron una forma primitiva del moderno banco.

Así pues, el poder de la Fe, la fuerza mayor de la mente y la ambición sobre lo material, se unen en estas esculturas representando la fuerza de nuestro mundo contemporáneo entre lo divino y lo material.

Rafael Gómezbarros

6 octubre, 2016 | Filed under Anteriores, Exposiciones.

Los comentarios están cerrados.